Cartelera, 8 de marzo

Cartel de Oz, un mundo de fantasia. Imagen propiedad de The Walt Disney Company Spain

Cartel de Oz, un mundo de fantasía. Imagen propiedad de The Walt Disney Company Spain

Oz, un mundo de fantasía. Título original: Oz: The Great and Powerful (Dirigida por Sam Raimi. Cine fantástico con James Franco, Mila Kunis, Rachel Weisz y Michelle Williams): Oscar Diggs, un mago de circo de poca monta y dudosa reputación,  cambia la polvorienta Kansas por el brillante País de Oz. Convencido de que a partir de ahora la fama y la fortuna le sonreirán, las brujas Theodora, Evanora y Glinda marcarán su camino. Cuando sus dotes mágicas son puestas en duda, todo serán problemas para Diggs. Para triunfar tendrá que averiguar, cuanto antes, quiénes son buenos y quiénes son malos.

Como ya adelantó “En Proyección”… El mundo de Oz renace de la mano de Raimi. “Lo que podría ser una decepción por una concepción tan rutinaria de la aventura, le deja a uno algo parecido a la sempiterna sonrisilla boba. Con una fauna y una flora tan espectacular y entrañable, ¿quién no disfruta de un regreso a Oz?”, Manuel Piñón en Cinemanía. Es de agradecer que, en lugar de remakes que no conducen a ningún lugar, los directores se adentren en viejos mundos con nuevos aires. Los avances técnicos hacen de Oz un espacio asombroso, digno del 3D. Las dos dimensiones se quedan cortas una vez que el protagonista se adentra en Oz. A partir de ahí, dos circunstancias: una película infantil vestida de nostalgia inevitable (lo que mejora el visionado) y un mono parlanchín que recuerda al asno de Shrek; en el mal sentido. Según avanza la historia, descubrimos con gusto que Oz se deja ver, apetece y entretiene; sin ser una obra maestra ni nada que se le parezca, pequeños y mayores quedarán satisfechos.

Por si hay dudas, no me pagan los productores de Disney. Aunque si quieren deslizar unos billetes en mi cuenta corriente, están a tiempo (mensajes al final de la entrada).

 

Cartel de Parker. Imagen propiedad de Aurum

Cartel de Parker. Imagen propiedad de Aurum

Parker. (Dirigida por Taylor Hackford. Thriller con Jason Statham y Jennifer López): Parker es un ladrón con un código ético muy particular: Sólo roba a quienes pueden permitírselo y no hace daño a gente que no lo merece. Pero tras ser traicionado por su equipo y dado por muerto, Parker asume una nueva identidad para, con la ayuda de una hermosa mujer, hacerse con su último botín y que sus antiguos compañeros lamenten haberse cruzado en su camino.

Dilema, duda entre dos posibilidades. “‘Parker’ es, sin duda, un gran entretenimiento. Es parte de una tendencia muy bienvenida -o una contratendencia- en el cine de acción, un esfuerzo de desprenderse de la grandiosidad apocalíptica y los efectos digitales que han invadido el género”, A. O. Scott en The New York Times; frente a “Filme con más pretensiones que buenos resultados y que no sabe eludir algunos tópicos comunes a estas cintas ni dotar a las escenas con tiros y persecuciones de ningún carácter singular”, Carmen L. Lobo en La Razón. ¿Y bien? ¿Parker es o no una buena película? El argumento no es novedoso, Jennifer López no suma, el texto no cautiva. Y es una película de acción con Jason Statham, otra más. Sin embargo -un pero elegante-, cumple perfectamente su función. Entretener a un público que busca acción sin complicaciones, y algo más de guion que en las películas de los 80-90. Ese cine de Stallone, Schwarzenegger, Kurt Russell, Bruce Willis, Mel Gibson y compañía amenaza con volver a colarse en las grandes salas. Gracias, en gran parte, a rostro pétreo Statham. Películas de testosterona, de disparos, de tipos duros que siempre ganan que tenían su público antes y lo siguen teniendo ahora. A los adolescentes y a quienes crecieron con este tipo de cine, siempre les cautivará una historia donde la venganza y la pólvora caminen de la mano. Y si sale algún desnudo, mejor.

 

Cartel de Dando la nota. Imagen propiedad de Universal Pictures International Spain

Cartel de Dando la nota. Imagen propiedad de Universal Pictures International Spain

Dando la nota. Título original: Pitch perfect (Dirigida Jason Moore. Comedia musical con Anna Kendrick, Brittany Snow y Rebel Wilson): Beca es de esas chicas que prefiere escuchar lo que sale de sus cascos a lo que pueda decirle alguien. Al llegar a la universidad, no tiene cabida en ningún grupo, pero la obligan a unirse a uno que jamás habría escogido: chicas malas, chicas buenas y chicas raras que solo comparten lo bien que suenan cuando están juntas cantando a coro. Las chicas deciden escalar puestos en el despiadado mundo del canto a cappella universitario. Su intento puede acabar siendo lo mejor que han hecho, o quizá su mayor locura.

Americanada del montón, con curioso giro de guion hacia el entretenimiento blanco, una vez los gags escatológicos quedan al margen. Entretenida según la hora y el estado de ánimo. Nunca apta para todos los públicos. Si quieres cine, error. Para matar neuronas o no pensar, perfecta. Promete divertimento para una aburrida tarde de domingo si te sobra el dinero que vale la entrada, mejor acudir el día del espectador salvo que tengas algo mejor en el horizonte. Es prescindible y entretenida a partes iguales, solo hay que superar las nulas expectativas que su sinopsis plantea. Los números musicales están cuidados, aunque hay quien los compara con los de “Tu cara me suena” y uno no sabe si eso es bueno o muy malo. Mi recomendación: esperad a que llegue a televisión y ahorrad que está la cosa muy mala.

“Convierte una premisa a priori temible en uno de los placeres culpables de la temporada. Espectaculares números musicales. Anna Kendrick apuntala con gracia y chispa una propuesta destinada a superar todas las expectativas”, David Broc en Fotogramas.

 

Cartel de Los amantes pasajeros. Imagen propiedad de Warner Bros. Pictures International España.

Cartel de Los amantes pasajeros. Imagen propiedad de Warner Bros. Pictures International España

Los amantes pasajeros. (Dirigida por Pedro Almodóvar. Comedia con Javier Cámara, Lola Dueñas, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Hugo Silva, Guillermo Toledo, Miguel Ángel Silvestre, Blanca Suárez, Paz Vega, Carmen Machi, Antonio Banderas y Penélope Cruz): Un grupo de variopintos pasajeros viaja a Ciudad de México en un avión con una tripulación de lo más excéntrica. Durante el vuelo, una grave avería hace que los pasajeros, al verse inevitablemente al borde de la muerte, se sientan inclinados a revelar los asuntos más íntimos de su vida. Esta situación de catarsis, desarrollada en tono de comedia disparatada, les ayuda a olvidar la angustia del momento y a enfrentarse al mayor de los peligros, el que cada uno lleva dentro de sí mismo.

Voy a no ser objetivo. Me mojo. No me gusta la propuesta, no me convence Almodóvar y, a diferencia de muchas publicaciones, la mía no está sufragada por la publicidad de su distribuidora.

El escenario es pobre, los actores son de gran nivel y lo que escapa del tráiler me hace correr en dirección opuesta a la sala de cine. Sabemos que Los amantes pasajeros copará los premios Goya de 2014, ahora que a Pedro se le han perdonado sus desplantes. Y seguro que ganará algunos porque, en la Academia de cine española, si algo importa es la trascendencia. El nuevo trabajo del realizador manchego se esperaba con gran ilusión, casi con la misma que el artículo de Carlos Boyero tras el preestreno. No tiene desperdicio. El crítico, enemigo incondicional del cine almodovariano, ha dejado volar su pluma para atacar mecánicamente. En el estoque, lanzada y derribo no se ha quedado solo. A su lado, han surgido dos voces para hacer los coros. No me atrevo a distinguirlos como los tres mosqueteros luchado contra Richelieu, pues a todos les falta tronío; pero sí llama la atención que ante declaraciones de amor poblando el papel couche, la prensa de diario se lance sin miedo a finiquitar el duelo de un solo tajo -a excepción de El Mundo, que envaina la espada y se erige en guardia personal de el cardenal-.

“No entiendo en qué se diferencia este producto de las comedias más cochambrosas de Mariano Ozores. La sensación permanente que me asalta padeciendo la ridícula ‘Los amantes pasajeros’ es algo ingrato llamado vergüenza ajena”, Carlos Boyero en El País. “Una comedia con poca gracia. Medida, meditada como pocas, y, sin embargo, cansina. Almodóvar sucumbe en un meditado aquelarre de espíritus de otro tiempo, perdido en el eco de su propia voz”, Salvador Llopart en La Vanguardia. “No salta la chispa, no asoma la menor emocióny la risa es un premio que se queda desierto. El esfuerzo del director por aparentar provocación y humor corrosivo apenas si llega a lo chabacano y desfasado”, Oti Rodríguez Marchante en ABC.

“Tras un despegue complicado, el poder cómico de la pluma toma los mandos haciendo equilibrio imposible entre el kitsch trasnochado y la genialidad”, Carlos Marañón en Cinemanía. “No se engañen, no es comedia, aunque lo parezca; es Almodóvar devolviéndonos, para bien o para mal, la perfecta imagen de lo que somos. Brillante. Una provocación; una calculada, meditada, hiriente e inconfesable oda a Walt Whitman. O a su señora”, Luis Martínez en El Mundo.

 

Cartel de Las flores de la guerra. Imagen propiedad de European Dreams Factory

Cartel de Las flores de la guerra. Imagen propiedad de European Dreams Factory

Las flores de la guerra. Título original: Jin Ling Shi San Chai (Dirigida por Zhang Yimou. Drama bélico con Christian Bale, Ni Ni, Xinyi Zhang y Shigeo Kobayashi): En 1937, durante la segunda guerra chino-japonesa, John -maquillador de cadáveres-, llega a una iglesia católica de Nankín para preparar al párroco antes de su entierro. Las terribles acciones del ejército invasor japonés le convierten en protector de las alumnas de un convento y de las prostitutas de un burdel cercano. Será entonces cuando descubra qué significan el sacrificio y el honor.

Batman de cura. Está fuera de lugar el comentario pero se ha contado tantas el veces el chiste Batman y la monja que he querido pagar peaje.

Adaptación de una novela de Yan Geling titulada “Las 13 mujeres de Nanking”. Aclamada por el público, sepultada por la crítica. He aquí una historia de guerra en la que los norteamericanos no intervienen para salvar al mundo, ni siquiera se insmicuyen porque la lejanía, lo oriental y las tensiones internacionales invitaban a quedarse mirando de brazos cruzados. Quizás, el principal problema del filme -atractivo, llamativo y con una historia poco conocida-, resida en la pérdida de objetividad del director que elude desarrollar la historia por completo para defender la postura china y atacar sin compasión a los japoneses.

“Yimou, el chaquetero. Se trata de hacer más accesible al público la temible masacre de Nanking que Yimou glamuriza sin temor al ridículo. Una pena que el arco dramático del protagonista sea completamente inverosímil”, Sergi Sánchez en La Razón.

 

Cartel de En la niebla. Imagen propiedad de Vértigo Films

Cartel de En la niebla. Imagen propiedad de Vértigo Films

En la niebla. Título original: B Tymahe (Dirigida por Sergei Loznitsa. Drama bélico con Vladimir Svirski, Vlad Abashin, Sergeï Kolesov, Vlad Ivanov, Julia Peresild, Nikita Peretomovs y Nadezhda Markina): Segunda Guerra Mundial, año 1942. En la frontera rusa, los partisanos de la resistencia bielorrusa luchan encarnizadamente contra la ocupación nazi. A través de la historia de dos partisanos cuyos caminos confluyen, el relato denuncia la irracionalidad y la crueldad de la guerra.

Adaptación de la novela homónima del prolífico escritor bielorruso Vasiliy Vladimirovich Bykov.

“Una obra no apta para todos los paladares, pero que capta la malsana desconfianza en tiempos de guerra con el filo de una cámara que, en no pocos instantes, arrebata”, Javier Ocaña en El País.

 

Cartel de El gran milagro. Imagen propiedad de European Dreams Factory

Cartel de El gran milagro. Imagen propiedad de European Dreams Factory

El gran milagro. (Dirigida por Bruce Morris. Animación): La historia se centra en tres personajes en crisis: Mónica, viuda y madre de un niño de nueve años, hace todo lo posible por mantener a flote su hogar. Don Chema es un conductor de autobús que recibe la noticia de que su hijo padece una enfermedad incurable. Y doña Cata es una anciana que siente que su misión en esta vida ha terminado. Cuando la desesperación lleva a estos personajes a acudir a la iglesia, sus vidas no sólo se cruzan, sino que cambian para siempre. Bajo la tutela de ángeles guardianes, comprenderán el verdadero significado de la misa, de la lucha constante entre el Bien y el Mal y del triunfo de la fe y la esperanza.

Estética absoluta de videojuego de los 90. Funcionaría mejor como aventura gráfica; eso sí,  solo apta para católicos.

 

Roberto Prada

Anuncios

Acerca de Roberto Prada

Periodista en ciernes. Soñador reflexivo, pensador a tiempo completo. Me gusta el cine. Escribo acerca del bien y del mal lo mejor que sé. Divulgo, comparto y opino. No soy buen tipo, no intento serlo. Gracias por compartir experiencias conmigo.
Esta entrada fue publicada en Cartelera y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cartelera, 8 de marzo

  1. Pingback: La tele, 13 de marzo | En proyección

Deja un comentario, me interesa conocer tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s