Los Oscar 2013, mejor película

Imagen propiedad de www.oscars.org

Imagen propiedad de http://www.oscars.org

“Déjeme que cometa mis errores, no me fuerce a repetir los suyos”. La cita es incierta, o es mía y me da vergüenza reconocerlo, o no soy capaz de recordar donde la he leído/escuchado y temo atribuirme un mérito que no me corresponde. Los premios tienen algo de robo y algo de farsa. ¿Qué parte del mérito es propiamente nuestra? ¿Qué parte corresponde a quienes nos han formado, nutrido, ilustrado?

Quizás la parte más justa de las entregas de premios sea la categoría a mejor película. Digo quizás porque el ganador nunca cumple las necesidades de todos, solo del jurado. Y al resultado del jurado se le denomina fallo, por algo será.

Como quiera que he iniciado un miniciclo de los Oscar 2013, es buena ocasión para recuperar las nominadas a mejor película. Si queréis profundizar en las impresiones que generan estos trabajos en los académicos y en los espectadores, no dejéis de leer la reflexión de Iago Davila en la revista GQ.

Bestias del sur salvaje – Benh Zeitlin

No es una película para pasar el rato, es una ensoñación. Un intento perenne de contar el mundo e ilustrar nuestras vidas. Una demostración de fuerza, energía y renovación. El debut sorprendente de un director. Un filme poético.

El lado bueno de las cosas – David O. Russell

Comedia romántica con tintes de tragicomedia. Actores buenos. Boca oreja. Y una construcción que se tambalea fotograma a fotograma. Propia de un público concreto, disfrazada de algo que no es.

La noche más oscura – Kathryn Bigelow

Retrato de un asesinato con ritmo trepidante. Película de acción e intriga endiabladamente trabajada. Rítmica y atrayente.

Lincoln – Steven Spielberg

A ratos interesante, a ratos mortal de necesidad para el espectador ávido de entretenimiento. Verborrea descontrolada, espíritu patrio exacerbado, actores sobresalientes, correcta dirección sin ganas de innovar.

Los Miserables – Tom Hooper

Maravilla coral rodada a espasmos. Correcta, no brillante.

La vida de Pi – Ang Lee

Construcción de la realidad desde una fantasía marina entre un joven y un tigre. Fascinante aventura abierta a la interpretación. Fantasía en 3D.

Amor – Michael Haneke

Elaborado drama real, sueño de tragedia y dolor, historia de amor más allá de la vida.

Django desencadenado – Quentin Tarantino

Acción, diálogo excelso y subidón de adrenalina. Una obra para ver con amigos o solo. Diversión en mayúsculas. Western redefinido desde el S. XXI.

Argo – Ben Affleck

Interesante propuesta en forma de thriller. Buen texto, buena dirección, buenas interpretaciones. Creada para distraer: acierta.

 

Roberto Prada

Anuncios

Acerca de Roberto Prada

Periodista en ciernes. Soñador reflexivo, pensador a tiempo completo. Me gusta el cine. Escribo acerca del bien y del mal lo mejor que sé. Divulgo, comparto y opino. No soy buen tipo, no intento serlo. Gracias por compartir experiencias conmigo.
Esta entrada fue publicada en Premios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario, me interesa conocer tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s