Canciones de leyenda: ‘Duel of the Fates’

Carátula de la BSO de La amenaza fantasma. Música compuesta por John Williams. BSO propiedad de Sony Classical

La amenaza fantasma (George Lucas, 1999) no fue una promesa vacía, cumplió: para mal, claro. Creíamos que la saga Star Wars luciría con luz propia, soñábamos con escenarios e historias capaces de marcar a una nueva generación y de hacer las delicias de quienes crecieron con los episodios IV, V y VI. Creíamos en Star Wars. Pensamos en el genio de Lucas Arts al servicio del público, en la fuerza de la aventura galáctica por excelencia con todos los medios técnicos a su disposición, en la potencia de 20th Century Fox para superar todo lo hecho hasta la fecha. El título nos mostró más de lo que quisimos ver y de todos nuestros sueños solo uno quedó intacto tras la proyección: el Episodio II no podía ser peor.

La precuela Jedi, desde los primeros tráilers, nos apabulló con luces y colores, con escenarios artificiales fastuosos, con mucha pantalla verde, con la belleza de Natalie Portman, con Darth Maul y Qui-Gon Jinn, con la carrera de vainas, con una de las mejores batallas de sables luz de la saga. Sin embargo, cuando las legiones de espectadores empezamos a sacudir el árbol plantado por Lucas Films nos dimos cuenta de que no había fruto que recoger: la volatilidad del guion hacía inservibles los impresionantes efectos especiales, Jar Jar Binks anulaba al resto del elenco, Padmé Amidala no era Leia Organa, no había un Han Solo ni un Chewbacca; lejos de varios momentos de acción y adrenalina, fuimos conscientes de que la película se desharía en nuestra memoria. La amenaza no fue fantasma, nos la colaron y bien colada…

Fotograma de La amenaza fantasma. Imagen propiedad de 20th Century Fox

La BSO apareció antes que la película, como era de esperar. Muchos torcimos el gesto al escuchar los temas de esta composición. Una nueva era, El imperio contraataca y El retorno del Jedi encerraban una armonía desaparecida en La amenaza fantasma. De John Williams cabía esperar una obra maestra, una más. Y esta BSO, sin ser mala, no llegó a la altura de sus predecesoras. El conjunto quedó cojo.

John Williams

Williams trabajó en los estudios EMI de Abbey Road, en Londres. Contó con la London Symphony Orchestra para interpretar su partitura. Su talento innato para la composición había sido puesto a prueba en incontables ocasiones. ¿Por qué este tropezón en su carrera? Leí una reflexión que con el tiempo he hecho mía. Cuando todos soñábamos con ver la precuela de la guerra de las galaxias en el cine, un hombre tuvo la oportunidad de asistir a su premiere en solitario. John Williams fue el primer fan con acceso al material visual. Si pensamos en nosotros mismos y en nuestra reacción ante el trabajo de Lucas, no es difícil imaginar cuál fue el origen de su apatía musical. En honor al cuarentaisiete veces nominado a los Oscars (hasta la fecha) en el apartado musical, su trabajo mejora en los Episodios II y III; y nos dejó ‘Duel of the Fates’…

Este tema destaca en el filme como un faro en la niebla. Sus acordes se quedan adheridos a nosotros. Basta con escuchar unos segundos para trasladarnos a la batalla definitiva entre Darth Maul, Obi-Wan y Qui-Gon. Quizás la mejor parte de la película, sin duda la más completa visual, técnica y musicalmente. Si La amenaza fantasma sirvió para que ‘Duel of the Fates’ exista, doy por bien invertido el dinero de mi entrada.

Partirura de ‘Duel of the Fates’, obra y propiedad de John Williams

Dicen los entendidos que rompe con la esencia de Star Wars, ¿acaso no lo hace La amenaza fantasma? Williams concibió el tema sin la presencia del coro, pero tras escucharlo cambió de idea o tuvo una mejor, los genios son así. Lucas aceptó la inclusión de un coro a condición de que el idioma de la letra imitase el sánscrito. Si lo consiguieron o no, no está en mi mano decirlo. El compositor recurrió a Cadd Goddeu, un poema de la mitología Celta, del que seleccionó un extracto. Merced a amigos y conocidos lingüistas, la versión inglesa fue traducida al celta, después al griego y finalmente al sánscrito.  Juzgad vosotros el resultado (si sabéis sánscrito, claro):

Karah Matha Karah Raht Amah
Karah Raht Amah Yuddhah Karah
Karah Syada Raht Amah Dai Ya
Karah Ki La Dan Ya
Niha Ki La Karah Raht Amah
Syada Ki La Karah Raht Amah
Karah Dan Ya Karah Raht Amah
Karah Dan Ya Karah Raht Amah
Niha Ki La Karah Raht Amah
Syada Ki La Karah Raht Amah
Karah
Karah Matha Karah Raht Amah
Karah Dan Ya Karah Raht Amah
Niha Ki La Karah Raht Amah
Syada Ki La Karah Raht Amah
Karah

Donde Korah sería terrible; Matha, cabeza; Rath, hablar; Amah, dar; Yuddah, batalla; Syada, furioso; Dai, purificar; Ya, yendo; Ki, como; La, tomando; Dan, separar; Niha, pérdida.

Incorporado el coro posteriormente, Williams declaró emocionado que la fusión encajaba a la perfección:

“This choral piece, which has to do with the sword fight and comes at the end of the film, is a result of my thinking that something ritualistic and/or pagan and antique might be very effective”.

“Esta pieza coral, relacionada con la lucha de espadas que llega al final de la película, es el resultado de mi creencia en que algo ritualista y/o pagano y antiguo puede ser muy eficaz”.

‘Duel of Fates’ ha sido empleado en la práctica totalidad de videojuegos con temática Star Wars desarrollados por Lucas Arts desde 1999. Y también está presente en los Episodios II y III. En El ataque de los clones podemos paladear sus acordes mientras Anakin busca a su madre en Tatooine. En la venganza de los Sith viste el duelo final entre Yoda y Darth Sidious.

Incluso del mayor de los despropósitos puede extraerse algo positivo. En este caso, un elemento musical guarda la fuerza.

Fuentes:

Roberto Prada

Acerca de Roberto Prada

Periodista en ciernes. Soñador reflexivo, pensador a tiempo completo. Me gusta el cine. Escribo acerca del bien y del mal lo mejor que sé. Divulgo, comparto y opino. No soy buen tipo, no intento serlo. Gracias por compartir experiencias conmigo.
Esta entrada fue publicada en Canciones de leyenda y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Canciones de leyenda: ‘Duel of the Fates’

  1. preperito dijo:

    Sobre esta banda sonora tengo una anécdota que me hizo mucha gracia en su día, porque no me pasó a mí, claro. Dos hermanos, compañeros de universidad y fanáticos acérrimos de la saga después de seguir por internet cada noticia del la preproducción, rodaje y posproducción del film consiguieron hacerse, a través de una página web americana, con la BSO antes de que se estrenara en los cines y como regalo extra a su inversión de tiempo y dinero obtuvieron como premio… ¡Chataaaaan! Saber con antelación uno de los puntos clave de la trama al saber que el penúltimo corte se titulaba “El funeral de Qui-Gon” sus caritas al leer la contraportada del CD se podría comparar a las fotos de perritos abandonados que protagonizan los anuncios aquellos de “El no lo haría” al descubrir que ¡El prota moría! El personaje encarnado por el único actor principal famoso antes de hacer la peli moría sin remedio y ellos lo sabían una semana antes del estreno.

    Yo no podía parar de reírme, que le vamos a hacer soy un poco cabrón pero eso no es un secreto para nadie a estas alturas. Y total era solo un paralelismo más entre los guiones de otras de la saga ya que el maestro de Luck también moría a las primeras de cambio en parecidas circunstancias y sin razón aparente en la primera película de la serie. Pero ellos se lo tomaron como algo personal y creo que muchos años después aún me guardan algo de rencor por aquella risotada. El mundo está lleno de gente sin sentido del humor, en fin.

    Desde entonces prefiero saber lo menos posible de una película antes de verla en el cine, si es que tengo decido pagar por ella, para no llevarme disgustos antes de tiempo. Salvo que sea la adaptación de un buen libro en cuyo caso prefiero siempre leer el libro antes. Si puede ser. En ese caso sé que tengo asegurado el disgusto así que solo me puedo sorprender gratamente en la oscuridad de la sala y con el haz de luz a mi espalda.

    • Tuviste un acceso de crueldad, pagas las consecuencias. El fenómeno fan es imprevisible. El hecho de que algo nazca de la pasión y se alimente con el imaginario personal tiene gran parte de culpa en reacciones de este tipo, me temo. A fin de cuentas, muchas veces nos movemos por ilusiones, por sueños y cuando el castillo de naipes se cae, y generalmente se cae en nuestras narices, nos cuesta mucho afrontar el golpe de realidad que en el fondo siempre estuvo ahí esperando.

      El problema de las bandas sonoras, como afirmas, está en la ausencia de titulistas de verbo florido. Los temas, generalmente, tienen por nombre la escena a la que representan y así, quienes se hacen con una BSO antes de los estrenos se quedan con la cara a cuadros, como tus compañeros, cuando leen la contraportada.

      Tal vez el cine sepa evolucionar en este sentido, tal vez.

      Buena anécdota. 😉

      • preperito dijo:

        Mira por donde lo mismo ahi encontramos una profesión con futuro.
        Pero eso de “titulista de canciones de películas” como que no suena bien tendría que llamarse algo así como:
        Nomenclador de piezas de arte músicales identificadoras de escenas dramáticas en obras multimedia de gran formato.
        ¿Donde hay que enviar los curriculums?

Deja un comentario, me interesa conocer tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s